GORDIBUENAS LAS CHICAS DE HOY Y SIEMPRE

GORDIBUENAS LAS CHICAS DE HOY Y SIEMPRE

martes, 26 de mayo de 2015

Lo sexy de lo sexy

Hola a todos, bienvenidos a este nuevo espacio de realidad.

Primero que todo me presento, mi nombre es Sara Arellano, soy periodista de profesión, activista de corazón, pero de esas que actúan y proponen, no de las que solo dan un like en el face o un RT, ni de las que solo se quejan de la "porquería" en que vivimos, por ejemplo la corrupción.

Hoy, luego de una charla con una compañera de la primaria, que por casualidad encontré en un evento de prensa, me atreví a dar el gran paso de escribir sobre el tema, sin pena ni tapujos.

Sepan ustedes, me considero una chica hermosa, por dentro y por fuera, sobre todo por fuera, sí, soy vanidosa y poco modesta cuando se trata de presumir los atributos que tengo, como mi inteligencia y la gran belleza de mis ojos.

También sepan los que no me conocen, que tengo sobrepeso, y no soy alta, mi estatura apenas alcanza  un metro con 59 centímetros, y la báscula marca unos 70 kilogramos, en algún momento llegó a marcar más de 80, y jamás me ha importado ni ha sido un conflicto para considerarme bella.

Desafortunadamente, tampoco funcionó para no tener pareja en algún momento de mi vida que huía a las relaciones sentimentales.

Y la respuesta parece ser la seguridad que siempre he proyectado, sentirme bien conmigo, y claro, dejarme consentir por los piropos de amigas, amigos, colegas de trabajo y algún pretendiente o mi pareja.

Hace algunas décadas nos enseñaron los medios masivos que para ser "hot"o "sexy", era necesario tener 90-60-90 y más de 1.70 de estatura, en caso de ser mujer, y en caso de ser hombre, no menos de 1.90 y con grandes músculos y cuerpo de triángulo invertido.

¿De verdad esto es posible? No lo dudo, he conocido chicas sumamente delgadas, otras sumamente delgadas con apoyo de alguna cirugía estética de aumento de busto y nalgas para llegarle a la medida perfecta.

Pero ésta, por lo menos en México, no es la realidad, ni corresponde al grueso de la población.

Incluso, con mi corta estatura, me he dado cuenta que mi cabeza sobresale del grueso de las pasajeras en el sistema de transporte colectivo, cuando he tenido la oportunidad de usarlo, y ¿qué creen?, las estadísticas no mienten, la mayoría, y me atrevería decir que el 90 y no el 70%, tenemos kilos de más, y la más común es la obesidad abdominal, que puede ser padecida incluso por alguien que este en su rango de peso, y sólo el famoso in body lo dice con certeza.

"A ojo de buen cubero", les digo que casi la totalidad de las pasajeras tienen panza, menos del 1%  tendrían un abdomen plano, y menos aún uno tonificado.

Y por eso ¿las condenaríamos a la etiqueta de "fea" o "poco deseable"?, no lo creo.

Ahora, incluso con la filtración de imágenes, hemos sido testigos que ni las modelos o actrices más famosas y que viven de y para su físico son perfectas, algunas tienen celulitis, estrías, o piel suelta, y qué decir de las arrugas y las marcas del paso del tiempo.

Sigo sin comprender porqué abusar del Photoshop para mostrar una perfección irreal, inalcanzable, y que genera tendencias aspiracionales que sólo aumentan los casos de baja autoestima, en especial entre las mujeres.

Una cosa es que te quiten un grano rojo de la nariz que no es común que esté ahí, y que salió justo el día de la sesión de fotos, y una muy diferente que en la foto esté una persona que no es la modelo, cuando incluso la luz y los ángulos de la imagen pueden favorecer si el artista sabe usarlos.

Regresando un poco a mi egocentrismo, puedo confirmarles que aun con mi sobrepeso, más de uno me ha descrito como:
  • Hermosa
  • Preciosa
  • Muy sexy
  • Sensual
  • Guapisima
Y claro, otros más me han dicho, "estás guapísima, pero si bajaras unos kilos serías mucho más hermosa".

¿Y cómo no?, si estaría más cerca de la perfección o el concepto de belleza que los medios han construido en la cabeza de la gente.

Por otro lado ha cobrado relevancia el movimiento de las chicas curvie, que son reales y con carnita de donde agarrar.

Se han retomado fotos de las actrices más deseables de décadas anteriores, que no eran talla cero, sino mínimo de la 32 a la 36, y todos los hombres que respondieron esos posts sobre la belleza real, afirmaron preferirlas así.

Pero para una chica, nunca se es lo suficientemente delgada, y menos cuando vas a una tienda y en la etiqueta ves 9/EG o 32/EG, seguro piensas ¡OMG estoy EXTRA GORDA! Porque claro la G es de gorda.

Que cuando la chica en cuestión no sabe usar el espejo y ver la realidad puede terminar con problemas de bulimia o anorexia.

Sin embargo, tampoco hay que abusar de esto y terminar en la obesidad, pues recordemos que es una enfermedad que genera más enfermedades crónicas, y que no puede ni debe consentirse.

Sin embargo, debemos ser conscientes que cada cuerpo tiene una constitución especifica, y que la genética del mexicano tiene predisposición al sobrepeso, por lo que no está mal tener algo de carnita extra, siempre y cuando nuestra salud esté bien, hagamos algo de ejercicio diariamente, tomemos agua natural e incluyamos en la dieta frutas y vegetales.

La historia de la belleza inicio con las gordibuenas, ahora estamos de regreso, y esta vez para quedarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario